Navega el navegante, aunque sepa que jamás tocará las estrellas que lo guían

¡Salud a la cofradía trotacalle y trotamundo!


lunes, 30 de septiembre de 2013

anejo a luminosa enseñanza




Recién cuando el ocaso
es ya una cosa legendaria
se imponen los acordes del paisaje

JLBorges

domingo, 29 de septiembre de 2013

anejo a y en el frenesí




los de antes y the young and prodigious T.S.Spivet

anejo a chanson d'après-midi

Le désert et la forêt
Embaument tes tresses rudes,
Ta tête a les attitudes
De l'énigme et du secret.


todo amor tiene un espacio todo espacio un vacío
[el Hotel Kurutziaga se cerró antes del verano]

El desierto y la floresta
Embalsaman tus trenzas rústicas.
Tu cabeza tiene las actitudes
Del enigma y del secreto.

Charles Baudelaire

chanson d'après-midi




Mon âme par toi guérie,
Par toi, lumière et couleur!
Explosion de chaleur
Dans ma noire Sibérie!


Mi alma por ti curada,
¡Por ti, luz y color!
Explosión de calor
¡En mi negra Siberia!

Charles Baudelaire


el drogas, ¡con 3 puntadas!


Con tres puntadas recoge Enrique Villarreal sus poemas de los últimos diez años:

-primera puntada: “Y si la noche fuese mi cómplice” (bajo el seudónimo Eva Zanroi)
-segunda puntada: "El ojo de la aguja”
-tercera puntada: "El rincón oscuro”


Dónde? por varias vías, en librerías, a través de internet y en la web de la editorial, el portal de venta on line de Maldito Records, Last Tour Shop, etc...y en los conciertos de presentación del nuevo trabajo discográfico de El Drogas.

Precio: 13.50€

Digo, dices, decíamos, diremos

Luis Alberto de Cuenca

sábado, 28 de septiembre de 2013

y en el frenesí

a mi, los más "aparte" (los más extraordinarios) me han parecido estos





Mon âme par toi guérie,
Par toi, lumière et couleur!
Explosion de chaleur
Dans ma noire Sibérie!



No sé por qué
me tienen que pasar a mí estas cosas.

Luis Alberto de Cuenca

viernes, 27 de septiembre de 2013

jueves, 26 de septiembre de 2013

un puente sobre el Drina


for those who can tell no tales



de la directora Jasmila Zbanic

Visegrado es también el escenario de la novela Un puente sobre el Drina, del premio Nobel Ivo Andric
 


A lo largo de la mayor parte de su curso, el Drina discurre a través de estrechas gargantas, entre montañas abruptas, o atraviesa profundos cañones entre ribazos verticales. Solamente en algunos lugares, sus orillas se abren en amplios valles y forman, ya sobre uno, ya sobre los dos ribazos, extensiones de terrenos fértiles, en parte llanas y en parte onduladas, propicias al cultivo y a la población.
Una de esas llanuras comienza aquí, en Vichegrado, en el lugar en que el Drina surge, describiendo una inesperada curva, del profundo y estrecho desfiladero que forman las peñas de Butko y las montañas de Uzavnitsa.
El ángulo que en este lugar forma el Drina es extraordinariamente agudo, y las montañas de ambos lados son tan escarpadas y están tan próximas unas de otras que parecen un macizo cerrado del que el río brota como de un muro sombrío. Pero, súbitamente, las montañas se separan y forman un anfiteatro irregular cuyo diámetro, en el lugar más ancho, no excede de unos quince kilómetros a vista de pájaro.
En el punto en que el Drina surge con todo el peso de su masa de agua verde y espumosa, fuera del conjunto, en apariencia cerrado, de las montañas negras y escarpadas, se yergue un gran puente de piedra armoniosamente tallado, con once ojos de ancha abertura. Desde ese puente, como si fuese una base, se despliega en abanico un valle ondulante con la pequeña ciudad de Vichegrado y sus alrededores, con algunas aldeas colgadas de los flancos de las colinas, cubierto de campos, de pastos y de grandes extensiones plantadas de ciruelos, cortados por cercas y salpicado de sotos y de unos escasos bosques de abetos. De este modo, cuando se contempla desde el fondo del horizonte parece que, bajo los amplios ojos del puente blanco, corre y se extiende no sólo el verde Drina, sino todo aquel terreno soleado y cultivado, con cuanto en él crece y con el cielo meridional por encima.
En la orilla derecha del río, iniciándose en el mismo puente, se encuentra el centro de la ciudad con su mercado turco, situado, en parte, en la llanura y, en parte, sobre la falda de las colinas. Al otro lado del puente y a lo largo de la orilla izquierda, se extiende la llanura de Mlukhine, arrabal cuyas casas están dispersas en torno a la carretera que conduce a Sarajevo. Por tanto, el puente que une los dos tramos de la carretera de Sarajevo, une también la ciudad a su arrabal.
Realmente, cuando decimos "une", lo hacemos con tanta exactitud como cuando se dice: el sol sale por la mañana para que los hombres podamos ver en torno nuestro y dedicarnos a nuestros asuntos, y se pone por la tarde para que durmamos y descansemos de las fatigas del día.
En efecto: ese enorme puente de piedra, construcción preciosa y de una belleza tal que ciudades mucho más ricas y comerciales no poseen nada semejante -"en todo y por todo, no hay más que dos de ese tipo en el Imperio", se decía antaño-, ese puente es el único paso permanente y seguro a lo largo de todo el curso medio y superior del Drina, y es, al mismo tiempo, el nudo indispensable de la carretera que une Bosnia con Servia, y aún más lejos, con las restantes partes del Imperio otomano hasta Estambul. Ahora bien, una ciudad pequeña y su arrabal son las únicas aglomeraciones que necesariamente han de desarrollarse en los principales puntos de comunicación y a ambos lados de los puentes importantes.
Aquí también, con el tiempo, han brotado las casas y se han multiplicado las habitaciones a los dos lados del puente. La ciudad ha vivido gracias al puente y ha salido de él como de una raíz indestructible.
Para que se vea con claridad y se comprendan íntegramente el cuadro de la ciudad y la naturaleza de sus relaciones con el puente, es preciso saber que, en la ciudad, existe todavía un puente, del mismo modo que existe todavía un río. Se trata del Rzav, franqueado por un puente de madera. En un extremo de la ciudad el Rzav vierte sus aguas en el Drina, de suerte que el centro de la ciudad y, al mismo tiempo, la mayor parte de la aglomeración se encuentra sobre la lengüecilla de tierra situada entre los dos ríos, el grande y el pequeño confluyen aquí, en tanto que los arrabales desperdigados se extienden al otro lado de los puentes, en la orilla izquierda del Drina y en la orilla derecha del Rzav. La ciudad está sobre las aguas. Pero aunque exista otro río y otro puente, las palabras "en el puente" no designan jamás al que franquea el Rzav, sencilla construcción de madera sin belleza, sin historia y sin más sentido que el de servir de paso a los Habitantes y a sus animales. Aquellas palabras designan siempre y únicamente al puente de piedra sobre el Drina.
El puente tiene unos doscientos cincuenta pasos de longitud y unos diez de anchura, salvo en su parte central, donde se ensancha en dos terrazas simétricas a ambos lados del camino transitable, alcanzando así el doble de su anchura. A esta parte del puente se le llama la "kapia".
En este punto, sobre el pilar central que se ensancha en su parte superior, se ha añadido, a los dos lados, unos contrafuertes de madera que sobre ese pilar se apoyan, a la izquierda y a la derecha del camino transitable, las dos terrazas que se proyectan atrevida y armoniosamente en el espacio por encima del agua verde y ruidosa. Tienen una longitud de cerca de cinco pies y una anchura igual y están rodeadas por un parapeto de piedra, idéntico al que bordea el puente en toda su longitud. Ambas terrazas, sin embargo, son completamente independientes y carecen de techo. La de la derecha, según se viene de la ciudad, se llama el sofá, y se alza sobre dos gradas.
Está bordeada por asientos a los cuales sirve de respaldo el parapeto del puente. Tanto las gradas, los asientos, como el parapeto están tallados en la misma piedra clara. La terraza de la izquierda, enfrente al sofá, es igual que la otra, pero está vacía, sin asientos. En el centro del parapeto, el muro se alza y sobrepasa la altura de un hombre.
En su parte superior, hay una estela de mármol blanco, sobre la cual está grabada una rica inscripción turca, con un cronograma que, en trece versos, indica el nombre del constructor del puente y el año de la construcción. En la parte inferior del muro corre una fuente: un hilillo de agua brota de las fauces de un dragón de piedra.
En esta terraza se ha establecido un cafetero con sus cafeteras, sus tazas, su brasero siempre encendido y con un camarero que sirve el café a los consumidores que están enfrente, en el sofá. Eso es la kapia.
En el puente y su kapia, en torno de él o en relación con él, discurre y se desarrolla, como ya veremos, la vida de los habitantes de la pequeña ciudad. En todos sus relatos sobre los acontecimientos personales, familiares y públicos, se puede siempre oír las palabras "en el puente" y en efecto, en el puente del Drina tienen lugar los primeros paseos infantiles y los primeros juegos de los muchachos.
Los niños cristianos, nacidos en la orilla izquierda del Drina, cruzan el puente desde los primeros días de su vida; ya, en la primera semana, son llevados a bautizar a la iglesia. Pero también los otros niños, incluso los que han nacido en la orilla derecha, y los niños musulmanes que ni siquiera están bautizados, pasan, como antaño sus padres y sus abuelos, la mayor parte de su infancia en las proximidades del puente.
Pescan con caña junto al puente o cazan pichones bajo sus ojos. Desde temprana edad, su mirada se acostumbra a las líneas armoniosas de aquella enorme construcción de piedra clara, porosa, regular e impecablemente tallada. Conocen todas las redondeces y las cavidades tan magistralmente cinceladas, del mismo modo que conocen todos los cuentos y leyendas que están ligados al nacimiento y a la construcción del puente y en los cuales se mezclan y entrelazan de manera extraña e inextricable la imaginación y la realidad, lo verdadero y lo soñado.
Y todo esto lo conocen desde siempre, inconscientemente, como si hubiera nacido con ellos, como saben sus oraciones, sin acordarse de quién se las enseñó ni de cuándo las oyeron por primera vez.
Saben que el puente fue construido por orden del gran visir Mehmed-Pachá cuyo pueblo natal se encuentra tras una de las montañas que circundan el puente y la ciudad.Tan sólo un visir podía dar todo lo que era preciso para que se construyese aquella perdurable maravilla de piedra....

Ivo Andric




Nosotros los pueblos
de las Naciones Unidas
resueltos

a preservar a las generaciones venideras del flagelo de la guerra que dos veces durante nuestra vida ha infligido a la Humanidad sufrimientos indecibles, a reafirmar la fe en los derechos fundamentales del hombre, en 1a dignidad y el valor de la persona humana, en la igualdad de derechos de hombres y mujeres y de las naciones grandes y pequeñas,...

ruedas desde hace varios días



Station To Station: A Nomadic Happening

9 vagones de un tren cubiertos con pantallas LED, atraviesa Estados Unidos desde Nueva York hasta Oakland. Va cargado de artistas y creadores: Beck, Giorgio Moroder, Ariel Pink, Thurston Moore, Cat Power, Jim Jarmusch, Ed Ruscha, Robert Rauschenberg, Olafur Eliasson o Carsten HAriel Pink,öller.





9 paradas a lo largo de 3 semanas. Los pasajeros se mezclan con los local para ofrecer:
¡¿
~ conciertos de música vudú
~ instalaciones de humo technicolor
~desfiles de tocados africanos
~banquetes con tortilla de cactus
~la posibilidad de ver un OVNI
?!

La idea, de Doug Aitken desarrollada gracias a la participación de Levi's.



El tren que partió de Nueva York el día 10, el día 28 llegará a su destino. Sus obras se dice que exploran el concepto del desarraigo geográfico en una sociedad que nunca para de moverse.


En todas las estaciones veía partir todos los últimos trenes
Ya nadie podía salir porque no se vendían más boletos
Y los soldados que se iban hubieran preferido quedarse...
Un viejo monje me cantaba la leyenda de Novgorode.
Yo, el mal poeta que no quería ir a ninguna parte, podía ir a todos lados
Y también los comerciantes todavía tenían dinero suficiente
Para ir a intentar hacer fortuna.
Su tren salía todos los viernes de mañana.

Blaise Cendrars

miércoles, 25 de septiembre de 2013

¡el tiempo siendo jueves en las cosas!


los miércoles son los nuevos jueves, según esos que escapan de los lunes


Escape from Mondays

Mira este jueves. No lo sabe. Míralo
Está de paso pero Será jueves en todo.

martes, 24 de septiembre de 2013

Qu'il était bleu, le ciel

...de no ser yo me hubiera gustado ser Paul Newman

Quiero dar las gracias a esos, los que en este día cuando leen que los ojos azules se cerraron un día como hoy hace x tiempo, siempre se acuerdan de mi y me mandan un recuerdo. De

 ¡Cuando era azul, el cielo!

viernes, 20 de septiembre de 2013

cierto es que algo me dice que la voz de tus ojos es más profunda que todas las rosas…


this is the Festival de cine de San Sebastian Zinemaldia 2013


and I´m hugh Jackman, and I´ve waited so long! and no recession, can stop my confession, or silence my song! this is Premio Donostia! and this is my dream!... I’M WOLVERINE! 




Y el hombre más atractivo "del mundo" en noviembre de 2008, ¡nada menos!. Qué así lo eligió la revista People. Y no me lo explico, ¡con lo encantador y simpatiquísimo que parece!

No se me importa un pito que las mujeres...


¡pero eso sí! -y en esto soy irreductible
- no les perdono, bajo ningún pretexto, que no sepan volar.
Si no saben volar ¡pierden el tiempo las que pretendan seducirme!"

Oliverio Girondo

miércoles, 18 de septiembre de 2013

ahora que el estío se duerme


también la luz en sí misma se pierde


una Serendipia es un hallazgo pero siempre "afortunado"




Serendipia, una propuesta de la artista mexicana Tania Candiani para el programa Praxis del Museo Artium de Vitoria

Cuándo? desde hoy hasta el 15 de diciembre


El burro flautista

Esta fabulilla,
salga bien o mal,
me ha ocurrido ahora
por casualidad.
Cerca de unos prados
que hay en mi lugar,
pasaba un borrico
por casualidad.
Una flauta en ellos
halló, que un zagal
se dejó olvidada
por casualidad.
Acercóse a olerla
el dicho animal,
y dio un resoplido
por casualidad.
En la flauta el aire
se hubo de colar,
y sonó la flauta
por casualidad.
«¡Oh!», dijo el borrico,
«¡qué bien sé tocar!
¡y dirán que es mala
la música asnal!».
Sin reglas del arte,
borriquitos hay
que una vez aciertan
por casualidad.

Tomás de Iriarte

quietud y movimiento, son lo mismo


que dice google que nació Foucault hace 194 años, el del péndulo




preso en su movimiento ensimismado

verso de Octavio Paz

lunes, 16 de septiembre de 2013

para siempre quedó fuera del juego


nadie ha cubierto aún el sitio, vivo, que has dejado



Te sorprendió el fotógrafo el momento
más bello de tu historia

Athletic, beti zurekin!

domingo, 15 de septiembre de 2013

Mariposa de otoño



Andaba por un caminito y ha llegado una mariposa. Me encantan y últimamente solo las veía en su  versión polilla. No tenía ni móvil ni cámara, yo, pero he ido a por ésta confiando en que la mariposa se quedaría esperando. Un rato después, cuando he vuelto allí estaba, sólo me ha dejado sacarle una foto. Pero me he quedado esperando allí, como buena naturalista segura de que volvía. Ha vuelto y le he sacado más.


llena de otoño el horizonte.
Y hasta de mi alma caen hojas.

versos de Neruda

jueves, 12 de septiembre de 2013

miércoles, 11 de septiembre de 2013

la otra vía, ¡la vía estrecha!

 mes de otoño, tiempo de carpetovetónicos!




Para entonces se plegarán todas las velas
y los arcos voltaicos flirtearán con las estrellas;
mientras, con celos de solterona, la Luna
clava en el cielo su uña.

Fernando de Lapi

martes, 10 de septiembre de 2013

luminosa enseñanza






y el jueves 26 la fiesta de presentación del capítulo 3


Recién cuando el ocaso
es ya una cosa legendaria
se imponen los acordes del paisaje

JLBorges

domingo, 8 de septiembre de 2013

por su aterciopelada vestimenta de nostalgia y poesía



tiempo demasiado hermoso

y el zar Azul Japón ¡¡¡Doraemon!!!

Tokio, 2020

Pron-pon-pon gora ta gora beti, Doraeemon.

 Y caminó vereda adentro el que más...

los zares Azul ruso


Encargo de La fundación «Hermitage XXI Century» al artista Eldar Zakirov


Canada dry

Sé que me acordaré de un cielo raso
donde las manchas de humedad eran un gato, un número, una mano cortada.
/---/

Pero yo sé guardar y usar lo triste y lo barato
en el mismo bolsillo donde llevo esa vida
que ilustrará las biografías. Ve pequeño fantasma,
el baño está ahí a lado,
yo fumaré esperándote,
empezaremos otra vez. El cielo raso
dibuja un gato,un número, una mano cortada.

Julio Cortázar

domingo, 1 de septiembre de 2013

pisa suavemente, pues pisas mis sueños

mes de otoño ¡Ya!





El desea las telas del cielo

Si tuviese yo las telas bordadas del cielo,
Recamadas con luz dorada y plateada,
Las telas azules y las tenues y las oscuras
De la noche y la luz y la media luz,
Extendería las telas bajo tus pies:
Pero, siendo pobre, sólo tengo mis sueños;
He extendido mis sueños bajo tus pies;
Pisa suavemente, pues pisas mis sueños.

Yeats

Fotografías por Annie Leibovitz