Navega el navegante, aunque sepa que jamás tocará las estrellas que lo guían

¡Salud a la cofradía trotacalle y trotamundo!


domingo, 23 de abril de 2017

Animula vagula blandula


23 de abril, día del libro


Esta semana acudí al celebérrimo libro de Marguerite Yourcenar "Memorias de Adriano" en busca de una frase que no recordaba literalmente pero que sabía que estaba en el. La cita era esta:

Los dioses no estaban ya, y Cristo no estaba todavía, y de Cicerón a Marco Aurelio hubo un momento único en que el hombre estuvo solo.

En la portada encontré manuscrito este texto, que sé que fue escrito por Virginia Woolf  y que sabía  pero que, por más que lo había buscado a lo largo de 33 años no lograba encontrarlo, lo había copiado en algún sitio: ay, almita, blandita y vagabunda.  



Animula, vagula, blandula
Hospes comesque corporis
Quae nunc abibis in loca
Pallidula, rigida, nudula,
Nec, ut soles, dabis iocos...

versos compuestos por el emperador Adriano en su lecho de muerte

Pequeña alma, blanda y errante,
huésped y compañera de mi cuerpo,
que partirás para lugares
pálidos, rígidos, desnudos,
y ya no bromearás como acostumbrabas


Alma, vagabunda y cariñosa, huésped y compañera del cuerpo, ¿dónde vivirás? En lugares lívidos, severos y desnudos y jamás volverás a animarme como antes.  

Alma, vagabunda y cariñosa, huésped y compañera del cuerpo, ¿dónde vivirás luego de habitarme? pálida, rígida y desnuda, nunca volverás a alegrarme como antes.

jueves, 20 de abril de 2017

el mar sonaba. Tal vez fuera espectro porque eran miles de kilómetros los que nos separan de esas olas

 

Endika Basagureren helmugak, exposición de Endika Basaguren en el Museo de Arte e Historia de Durango. Hasta el 1 de mayo de 2017.

MIS OJOS, QUE CODICIAN COSAS BELLAS_  Nací cerca de un río, aunque no me acuerdo de ese río sino del mar. Breaking news: Anuncian el sí en el referendum propuesto por Erdogan, expurgador de maestros y periodistas, tutor desde marzo de 2016 de todos esos hermanos nuestros de países lejanos que quisieron llegar a Europa a través del mar Egeo; Corea del Norte exhibe ostentosamente toda su panoplia; un convoy de autobuses cargado de niños y abuelos que intentaba escapar de Alepo, reventado; al otro lado un charlatán fardando de la madre de todas las bombas… inquieta la posibilidad de que el Armagedón esté ya demasiado cerca. De pasada, en el mismo parte oigo decir al inspector Fran, de la comisaría de la barriada de El Príncipe en Ceuta: en El Príncipe todo termina en agua salada, esto es, en lágrimas o en el mar. Añaden: esperamos su pronta recuperación; y pienso que algo ha debido pasarle al actor. Si, operación de urgencia a causa de un infarto. A Fran se le ha roto el corazón. Serendipias de la vida, a José Coronado me lo he encontrado en tres ocasiones, por eso sé lo guapo que es. La última, con motivo de la presentación de su película La dama boba y las otras dos con la de La vida mancha. La vida, la vida es solo un día recuerdo, y evoco aquel poema del inolvidable José Hierro que  habla de la fugacidad de la misma: Acelerando.


Endika

Han pasado también la imagen captada por el fotógrafo Abd Alkader Habak de ese  momento en el que un compañero, tras correr cámara en mano llevando en sus brazos a un niño malherido de los del convoy de Alepo, se desploma y se deshace en un mar de agua salada. Ese mar de lágrimas me ha arrastrado a la orilla de esas playas de Endika Basaguren, donde arriesga su vida la ONG Proactiva Open Arms cuya principal misión es rescatar del mar a los refugiados que llegan a Europa, y que hoy mismo recibe el premio Abraham Lincoln Brigade Archives (ALBA) por su defensa de los Derechos Humanos.

La imagen puede contener: interior

_La primavera vuelve más deprisa cada vez. ¿cómo me pondré al corriente con la rosa?_ Hace exactamente un año, este mismo Museo albergó la exposición Antropía de Urtzi Cano. También me llevó al mar, al mar Egeo. Poco después albergó una pequeña frontera, la de Iñigo Garatu, con la que pretendía denunciar, como ahora Endika con sus aguas de luces navegantes, esta sociedad inmisericorde.

_Fuocoammare (fuego en el mar)_Como ya nos introduce Garazi Arrizabalaga en el catálogo de la presente exposición, el mar ha sido desde los albores de la humanidad un motivo recurrente en el arte y ya los helenos decoraban sus objetos con las leyendas del viaje de regreso del astuto Ulises a Itaca, una isla en ese brazo del Mediterraneo que es el mar Jónico. Ese mar nuestro en el que según cifras de Acnur en 2016 murieron más de 5000 personas en su intento de alcanzar las costas europeas. Entonces, montones de chalecos salvavidas como esos que inquietaron a Endika se amontonaron en las playas de la isla de Lesbos y fueron a parar al  vertedero de Molevos. Poco después, voluntarios en la zona comenzaron  a usar la goma espuma interior para realizar colchones aislantes para que los refugiados de los campamentos griegos no durmiesen sobre el suelo mojado.

No hay texto alternativo automático disponible.


Helmugak (fronteras): El mar, azul y prodigioso; playas y altamares, de acuarela, aguadas y bolígrafo bic. Mar Mediterráneo entre África y Lampedusa; su brazo, el mar Egeo, entre Grecia y Turquía. Y voy a recordar lo que decía el poeta Georges Seferis: El hombre en todas las edades es un niño: la ternura y la brutalidad de la cuna; a lo demás le pone límite la mar, como a la orilla, a nuestro abrazo y al eco de nuestra voz.

Acelerando [comprimido]: Aquí, en este momento, termina todo. Nos besamos a carne viva, ya es hora…Ya es hora de volver a casa…. Espera, me dijo- Regresó vestida de otro modo, con flores en el pelo. Nos esperaban en la iglesia… Mujer te doy. Bajamos las escaleras del altar. Y el mar estaba allí… Olvidado y apetecido tanto tiempo. Allí estaba azul y prodigioso. Y ella y yo solos. Dònde está la noche aquella, la de ayer…  Preguntábamos al subir a la casa, abrir la puerta, oír al niño que salía, ¿Donde la noche, donde el mar azul? los niños, quienes son – que hace un instante no estaban- los niños aplaudieron muertos de risa “qué ridiculos,  papa, mama”. A la cama, les dijo, con ira y pena . Yo bese la frente de ella, los ojos con arruga cada vez más profunda. Dónde la noche aquella. Has sido duro con los niños. Abrí la habitación de los pequeños, volaron pétalos de lluvia. Ellos estaban afeitándose, ellas salían con sus trajes de novia. Se marcharon los niños-¿porque digo los niños?- con su amor, con sus noches de estrellas, con sus mares azules… Dónde, dónde la noche aquella, donde el mar… Qué ridículo todo: este momento detenido, este disco que gira y gira en silencio, consumida su música.

La vida es solo un día, dijo un poeta inglés, una frágil gota de rocío en su peligroso camino desde la cima de un árbol. Una aberración de camino sin duda para muchos, que me ha hecho recordar aquellas lejanas líneas de Flaubert que Marguerite Yourcenar volvió famosas en las inolvidables Memorias de Adriano:

Los dioses no estaban ya, y Cristo no estaba todavía, y de Cicerón a Marco Aurelio hubo un momento único en que el hombre estuvo solo.

Y a otro le parecerá otra cosa en MUGALARI.info

16 de abril de 2017 


No hay texto alternativo automático disponible.

La ola se detenía y después volvía a retirarse arrastrándose, con un suspiro como el del durmiente, cuyo aliento va y viene en la inconsciencia_ Con la presente me gustaría sumarme, ya fuera de convocatoria, a su proyecto de colaboración artística “Tejiendo las mareas 2.0”. Una vez pinté para regalar a una niña cuyo padre es pescador una versión acrílica de la Flotilla que Paul Klee pintó en 1925. Una acuarela y “dibujo de transferencia” que me ha recordado el uso de boli Bic por Endika.

IMG_20170419_101131
by Anisia Serendipia (19 de abril de 2017)
by Paul Klee (1925)

2.0: El sol aún no se había alzado. Sólo los leves pliegues, como los de un paño algo arrugado, permitían distinguir el mar del cielo. Poco a poco, a medida que el cielo clareaba, se iba formando una raya oscura en el horizonte, que dividía el cielo del mar:  Virginia Woolf, quien se sumergió en las aguas de un río y se la llevó el batir de sus olas.   

Vayan a verla. A tejer las mareas. Hasta el 1 de mayo.

20 abril de 2017



. Tal vez fuera espectro.
Porque eran miles de kilómetros
los que nos separan de las olas.
Y lo peor: miles de días pasados y futuros nos separaban.
Descendían en la sombra de las escaleras.
Dios sabe a dónde conducían. Qué más da. "Ya es hora
- dije yo -, ya es hora de volver a casa".
Ya es hora. En el portal, "Espera", me dijo. Regresó
vestida de otro modo, con flores en el pelo.
Nos esperaban en la iglesia. "Mujer te doy". Bajamos
las gradas del altar. El armonio sonaba.
Y un violín que rizaba su melodía empalagosa.
Y el mar estaba allí. Olvidado y apetecido
tanto tiempo. Allí estaba. Azul y prodigioso.
Y ella y yo solos, con harapos de sol y de humedad.
"Dónde, dónde la noche aquella, la de ayer...?" preguntábamos
al subir a la casa, abtrir la puerta, oir al niño que salía
con su poco de sombra con estrellas,
su agua de luces navegantes,
sus cerezas de fuego. Y yo puse mis labios
una vez más en la mejilla de ella. Besé hondamente.
Los gusanos labraron tercamente su piel. AL retirarme
lo vi. Qué importa corazón. La música encendida,
y nosotros girando. No: inmóviles. EL cáliz de una flor
gris que giraba en torno vertiginosa.
Dónde la noche, dónde el mar azul, las hojas de la lluvia.
Los niños - quiénes son, que hace un instante
no estaban-, los niños aplaudieron, muertos de risa:
"Qué ridículos, papá. mamá". "A la cama", les dije
con ira y pena. Silencio. Yo besé
la frente de ella, los ojos con arrugas
cada vez más profundas. Dónde la noche aquella,
en qué lugar del universo se halla. "Has sido duro
con los niños". Abrí la habitación de los pequeños,
volaron pétalos de lluvia. Ellos estaban afeitándose.
Ellas salían con sus trajes de novia. Se marcharon
los niños - ¿por qué digo los niños? - con su amor,
con sus noches de estrellas, con sus mares azules,
con sus remordimientos, con sus cuchillos de buscar pureza
bajo la carne. Dónde, dónde la noche aquella,
dónde el mar... Qué ridículo todo: este momento detenido,
este disco que gira y gira en silencio,
consumida su música.

viernes, 14 de abril de 2017

el Picasso de Larrea




MIS OJOS, QUE CODICIAN COSAS BELLAS_ La carpeta Picasso “Sueño y mentira de Franco” es la protagonista de la exposición Picasso: Durangotik “Guernica”ra / Picasso: De Durango a “Guernica”, que acoge el Museo de Arte e Historia de Durango. Hasta el 1 de mayo de 2017. Dicen que el 1 de mayo de 1937 un millón de personas salieron a las calles de París para manifestarse contra el bombardeo de Gernika: Trabajadores del mundo, ¡uníos!


_El ramo de estrellas de mar grita su desamparo_ Pocos meses después de comenzar la Guerra Civil Española, en septiembre de 1936, se publicó el nombramiento de Pablo Picasso como director del Museo del Prado de Madrid, donde en realidad dicen no llegó a realizar tales funciones. Ajeno a ello escribía entonces: [septiembre de] 1936_ el sol puede en cualquier momento estallar en su mano pero esconde las garras y se duerme a la sombra que proyecta la mantis religiosa mordisqueando una hostia más … El acuse de recibo de este nombramiento, que se le notificó por carta, se sitúa en diciembre de 1936.

_Deja que la primavera que se acerca de puntillas_ El gobierno de la Segunda República Española se había comprometido en 1934 a participar en la Exposición Universal de París, a celebrarse en mayo 1937. A pesar de lo delicado del momento tras el Golpe de Estado del 18 de julio del 36, se consideró que la participación de España en la Exposición sería muy útil para la causa republicana y se construye un pabellón en cuyos planos se reserva un espacio para un gran mural que se le encarga a Picasso, sin concretar tema, en enero de 1937. Cuando los comisionados  Max Aub, Luis Lacasa, José Luis Sert, Louis Aragón y José Bergamín visitan a Picasso le solicitan, en nombre de la República, una obra para el pabellón de España. Picasso les muestra las planchas de los grabados, aún sin terminar, de la obra titulada Sueño y mentira de Franco. La reunión finaliza con la petición por parte de la comisión de una obra de mayor envergadura y sin el compromiso formal del artista ya que en ese momento, y siempre víctima él y quienes le rodearon de su personalidad, no contaba con un estudio adecuado para abordar tal empresa.

_Sueño y mentira de Franco_ Así titulada por el genio, esta obra consiste en una carpeta que contiene dos páginas apaisadas al estilo de las canciones de ciego que, fragmentas en 18 viñetas, nos muestra de forma satírica el intento de Franco de destruir la República. De su puño y letra figuran, en la primera página, la fecha 8 de enero de 1937, y en la parte inferior de la segunda, la fecha 9 de enero de 1937 separada con un guión de la fecha 7 de junio de 1937. Las planchas de cobre de las primeras 14 viñetas fueron realizadas entre los días 8 y 9 de enero y son las que mostró a los comisionados cuando le visitaron en enero. Las 4 últimas, que están fechadas el 7 de junio y representan la muerte del pueblo, llevan la impronta del que se convertiría en uno de los cuadros más importantes del siglo XX:  “Guernica”.
La historieta, leída de izquierda a derecha, muestra un bicho de miembro masculino atroz que a caballo arremete contra el toro (el Pueblo), ayudado por otros bicharracos que representan a la Iglesia, a los moros reclutados en el norte de África y a los sublevados. En la versión presentada en enero, más “optimista”, el Pueblo se imponía a la simbiosis del bicho y su caballo (Franco). Pero en las últimas cuatro viñetas, posteriores al bombardeo, refleja su desesperanza y finaliza la composición total con una pietá: la madre con su hijo muerto en los brazos. La carpeta con portada “Picasso, Sueño y mentira de Franco”  se completa con un poema surrealista del autor que comienza con el verso: fandango de lechuzas, escabeche de espadas. 

_Despertar. Abrir los ojos a esa voluntad que no es mi voluntad, sino la voluntad universal. Conciencia_ En “Guernica” se invertirán los papeles y, según recoge Pierre Cabanne creo que en El siglo de Picasso, el toro aquí no representa el fascismo sino la brutalidad, la oscuridad;  el caballo, como creía el poeta bilbaíno Juan Larrea y autor de Guernica: Pablo Picasso, representa al Pueblo. Dicen que fue Larrea quien aconsejó a Pablo Picasso que el encargo para el pabellón de la Exposición Internacional versara sobre Gernika, habiendo sido él mismo quien le diera la noticia del bombardeo al artista. Y que durante el proceso creativo de esta obra, que fue fotografiado por Dora Maar, le aconsejaba a diario por donde disponer las figuras en el panel: “el toro aquí”…, “y el caballo allá”…, “no, no tráelo más aquí”…
Las carpetas y las viñetas como postales se vendían en el pabellón donde se exponía “Guernica”. La que podemos ver en el Museo es una de las tres que el poeta Juan Larrea se llevó al exilio.
Era aquel 1 de Mayo de gran protesta en París y Picasso no había hecho nada respecto a la petición que le habían realizado en enero. Otros cuentan que fue viendo la fotografía de Gernika bombardeada en el periódico Ce soir cuando “encuentra” la inspiración y empieza a realizar bocetos hasta comenzar con la obra el 11 de mayo. Terminada el 7 de junio, él mismo la llevó el 11 de julio al Pabellón de la República.

_Troncos de árbol descortezados por el restregar de los toros, palos envueltos en mantas de color_ Cuando aquel 26 de abril Jorge Oteiza se enteró en Buenas Aires del bombardeo de Gernika dice que lloró toda la noche junto a otros compatriotas que se acercaron a una plazoleta donde estaba plantado, como en otras muchas plazas de América, un retoño del Árbol de Gernika. Se encontraba allí de regreso de Chile, preparando su vuelta de América. Poco antes, cuando estudioso de la escultura megalítica precolombina vivía en Santiago, le habían brindado la oportunidad de escribir en la revista “Arquitectura”, oportunidad que aprovechó para exponer la importancia que tenía para él la escultura de Alberto en el panorama europeo. Troncos de árbol descortezados… asi las describió  en su artículo. ¡Pobre Alberto! que llevó a la Exposición de París una escultura titulada “El pueblo español tiene un camino que conduce a una estrella”. 12,5 metros de altura, lucía en el exterior del Pabellón. ¡Pobre Pueblo! No sabía lo que el destino le deparaba.

_En un momento termina todo, se detiene la vida_Una fotografía de García Lorca recibía a la entrada del Pabellón ¡pobre Federico!  ya para siempre en una cuneta. Se colocaron varios poemas suyos y en el montaje de dos paneles que Josep Renau había dedicado para el País Vasco, se colocó el poema de mi adorado Paul Eluard: “La victoire de Guernica”, junto a la imagen de un gudari que, podría haber sido algún chaval de aquellos Gorriti de la calle Berastegi de Bilbao, Esteban, del batallón Enlace y Transmisiones; Enrique, del batallón Pablo Iglesias. Al lado, un mapa de Euskadi: Os han hecho pagar el pan / el cielo la tierra el agua el sueño / y la miseria de vuestra vida…

IMG-20170414-WA0018
Los hermanos Enrique Gorriti del Batallón Pablo Iglesias y Esteban Gorriti del Batallón Enlace y Transmisiones.

La organización del pabellón de España corrió a cargo de Josep Renau, era entonces Director General de Bellas Artes de la República, y en el Museo podemos ver ahora una obra suya posterior, de 1962, titulada Amad a las víctimas del franquismo, perteneciente al Centro Documental de la Memoria Histórica. Es la que cierra la muestra.
En una de las dos vitrinas colocada en la sala Areto berria, una fotografía de Picasso y Miró posando juntos el día de la inauguración del pabellón español, el 12 de julio, y la obra de este último titulada Aidez L’Espagne (Ayudad a España). Obra pensada para ser reproducida en sellos postales.

IMG-20170414-WA0008

Una reproducción de la página de viñetas sin autor editada por el comisariado de propaganda de la Generalitat de Catalunya y la reproducción facsimil de dos obras de Picasso completan esta exposición.

_La guerra (no) ha terminado_ En la década de los 40, Picasso optó por dejar el cuadro Guernica al cuidado del Museo de Arte Moderno de Nueva York, aunque  expresando su deseo de que fuera devuelto a España cuando volviese al país la democracia.
En 1974, en el marco de las protestas por la Guerra de Vietnam un miembro de  The Art Workers’ Coalition pintó en el Guernica la frase “Kill lies all” (Muerte a todas las mentiras) con pintura roja.
En 1975, charlábamos un grupo de chavalas durante un recreo de invierno sobre el cuadro Guernica. Enorme asombro cuando todas dijeron que no sabían cómo era, que nunca habían visto ni una imagen del cuadro. Y yo: ¡¿me estáis tomando el pelo?! Si yo lo conozco desde que tengo uso de razón; y todas y cada una: ¡que no, que no lo hemos visto nunca!. No os preocupéis, a esto pongo solución de inmediato, mañana os traigo un libro de mi padre y lo veis. Al día siguiente aparecí con este libro (ahora a esto me parece que le llaman “momentazo”).

IMG-20170414-WA0007
libro de SOLDE de los años 60

En 1981 la obra fue trasladada a Madrid. Recuerdo haber visto la noticia en la tele.
En 1983 fui a verla con mi hermana a El Casón del Buen Retiro Luego la he visto más veces en el Muser Reina Sofia de Madrid, donde se encuentra en exhibición permanente. Pero solo guardo la imagen de la primera vez que la vi un día muy gris de invierno, tan de color gris como me pareció el cuadro. Es mi recuerdo.

En palabras de Juan Larrea: el Guernica es una representación de la tragedia, un arma de guerra que tiende a producir la paz.

IMG-20170414-WA0006
libro de SOLDE de los años 60

Deja que la primavera que se acerca de puntillas… hace ya seis desde que la población árabe se alzara en clamor de la democracia y los derechos sociales y Siria es ahora un pandemonio masacrado ¡pobre Pueblo! Trabajadores del mundo, ¡uníos! Nos siguen bombardeando: de Durango a Gernika a… Kahn Sheikhum, una ciudad del norte de Siria todavía afectada por el que podría ser el ataque químico más letal en años. La muerte tan difícil y tan fácil.

Y a otro le parecerá otra cosa  en MUGALARI.info

14 de abril de 2017

viernes, 31 de marzo de 2017

la ardilla que matas de broma, muere de verdad




“He decidido terminar rápidamente la guerra en el norte. Se respetarán las vidas y haciendas de los que rindan sus armas y no sean culpables de asesinatos. Pero si la rendición no es inmediata, arrasaré Vizcaya hasta sus cimientos, comenzando por sus industrias de guerra. Dispongo de medios para hacerlo”. (Emilio Mola, marzo de 1937)

EN EL CALENDARIO AÚN NO HA SIDO SEÑALADO EL DÍA. Todos los meses, todos los días están libres aún. A uno de los días le harán una cruz_ El 31 de marzo de 1937 era día de mercado y en Andra Mari, donde ahora está la tienda de Larrinaga, había una placita donde las aldeanas tenían montados sus puestos de venta de verduras y sus burros allí mismo amarrados. En la iglesia de Santa María de Uribarri celebraban misa. Donde ahora se encuentra el bar Pausta, Barrenkale 2, había una mercería. En ella, una prima de mi abuela que tenía 15 años, ayudaba a sus tías los días de mercado porque las aldeanas, tras la venta de sus productos, compraban en los comercios de las inmediaciones el género que precisaban. En esta mercería hilos, calcetines, ropa interior… En el momento del bombardeo la casa tembló y el mostrador se giró. Las estanterías cayeron y la puerta se rompió. De pronto, la tienda patas arriba. Las mujeres, tras comprobar que todas estaban vivas y que no estaban heridas, salieron de la tienda a la calle para ver qué había pasado y buscar a los de casa que no estaban dentro. En Andra Mari el infierno de Dante: burros muertos junto a los cadáveres de las personas que un momento antes animaban bulliciosas el mercado.

La abuela de mis primos, hacía unos diez minutos que había abandonado el lugar tras visitar el mercado. Por aquel entonces, los relojes giraban acordes con el horario del meridiano de Greenwich, dos horas menos que hoy ya con el horario de verano, y la actividad en la calle supongo que comenzaba mucho antes, con las misas casi de madrugada. Tenía 17 años y lo sé porque en enero cumplió 97. Aún vive.

Heridos, humo, el pórtico de Santa María hundido… Era miércoles de Pascua y algunos de los parientes de la casa en lugar de acudir como de costumbre a la misa en Santa María fueron a la que se celebraba en Santa Ana por la muerte de un familiar, esta circunstancia hizo que probablemente se salvaran del infortunio.

Uno de la casa, un alumno de los Maristas de unos 12 años, tardó horas en ser localizado. Por la mañana, cuando comenzaron a sonar las sirenas y las campanas, los Hermanos mandaron a sus alumnos para casa y en el camino este niño vio morir al compañero que avanzaba a su lado, probablemente alcanzado por los ametrallamientos que los cazas realizaron sobre la población, después del primer pase del bombardeo.

La familia tuvo que dejar la casa y la tienda con todo dentro, pues el edificio entero estaba a punto de derrumbarse. Unos familiares les acogieron en un caserón hasta que pudieron organizarse. Ese niño que vio morir a su amigo, nada más entrar en esa casa en la que habían sido acogidos se refugió bajo una escalera y tardó 3 días en hablar. Para cuando lo hizo, se había comido completamente las uñas de las manos.



No pudieron volver a la casa de Barrenkale 2 y alquilaron una casa en Barrenkale arriba. Como la casa había de ser derruida para reconstruirla decidieron comprar el solar de Barrenkale 6 porque la casa se había derrumbado completamente por el bombardeo y era más fácil construir una nueva. Donde pusieron la nueva tienda está actualmente una carnicería.



Y a otro le parecerá otra cosa_ El día del Bombardeo mi padre tenía exactamente 1 año y 11 meses y yo creía que para ese día estaba ya evacuado en un caserío. ¡Ah, la memoria! La memoria nos llena de quimeras y, según me cuentan ahora, fue esa mañana cuando salieron andando hacia Mañaria. La insistencia en el toque de alarma que había empezado muy temprano y las octavillas lanzadas días anteriores hicieron que mi abuela y su hermana cogieran al niño y lo sacaran del actual nº34 de la calle Kurutziaga. Varias personas fueron acogidas en un caserío al ver que llegaban con niños y les dejaron pasar allí la noche donde les dieron leche a los pequeños y al resto sopa. (Ahora ya no se bien cuál fue la odisea. Afortunadamente yo no estaba).

Estrechando contra sí a los niños, las madres vigilan el cielo con terror a que aparezcan en él los descubrimientos de los sabios_ Sé que durante los bombardeos posteriores, mi padre estaba refugiado en un caserío, creo que en Orozketa. Y que su padre, cuando pasaban los aviones salía a gritarles que pararan, por los niños. Eso me lo contó la única vez que le vi pero yo tenía entonces 12 años y no me interesaba. Ni el bombardeo ni aquel desconocido. Lo único que creo saber ya es que mi padre niño, durante la guerra decía que él quería ser alemán. Me lo recordó una historia que oí contar a Alberto Barreña una vez. Que durante uno de los bombardeos, una hermana suya de 2 años le decía a su madre diles que no tiren, que no quiero morir. Y mi padre, con la misma edad decía quiero ser alemán, que no quiero morir. Por aquel entonces los ultracatólicos decían que los bombarderos eran “alemanes que no eran católicos”, por eso habían bombardeado Durango y las iglesias.

General, tu bombardero es poderoso, decía Bertolt Brecht .Vuela más rápido que la tormenta y carga más que un elefante. Pero tiene un defecto: necesita un piloto. General, el hombre es muy útil. Puede volar y puede matar. Pero tiene un defecto: puede pensarMUGALARI.info

DE LAS BIBLIOTECAS

salen los asesinos.
Estrechando contra sí a los niños,
las madres vigilan el cielo con terror
a que aparezcan en él los descubrimientos de los sabios.




Yo crecí hijo 
de gente acomodada. Mis padres
me pusieron cuello duro y me educaron

en las costumbres de quien es servido
y me instruyeron en el arte de dar órdenes. Pero

cuando fui mayor y miré a mi alrededor

no me gustó la gente de mi clase,
ni dar órdenes ni ser servido.

Y dejé mi clase y me junté

con la gente de la clase baja.

viernes, 24 de marzo de 2017

Let's Twist Again

¡completamente VIERNES!


Cuando yo nací se bailaba el Twist y de mayor me dicen las señoras que cuando yo era muy pequeña y aun no sabía andar, ellas me decían "a ver como bailas el twist" y yo sentada movía los brazos de un lado a otro. Aunque mi baile preferido, el más divertido, el que más me gusta, es el Charlestón.

mientras...

En un cabaret de Harlem
Seis Jazzistas de cabeza alargada tocan.

LANGSTON HUGHES